Junio 28, 2019

Pasión por el comercio electrónico y la educación: P&R con Wilko Reinholz, Director de Comercio Electrónico

Wilko Reinholz, un viajero ávido de origen alemán y, se unió a Gildan en Barbados hace un poco más de un año y medio, como Director de Comercio Electrónico, con la responsabilidad de supervisar la experiencia del consumidos y la optimización del sitio web de las marcas de la Compañía.

Antes de unirse a Gildan, Wilko vivía en Portland con su esposa, donde trabajó en adidas. En mayo de 2017, se presentó la oportunidad de desarrollar la presenciad de comercio electrónico de Gildan y Wilko sintió que era demasiado buena para decir que no. Sin dudarlo, él y su esposa empacaron y acogieron la aventura de mudarse a Barbados.

Poco después de unirse, Wilko aceptó el desafío de dictar un curso de maestría en la Universidad de las Indias Occidentales (UWI, por sus siglas en inglés). “Recién había comenzado a trabajar aquí y estaba buscando una forma de servir a la comunidad”, afirma. “Me encanta enseñar y ayudar a los estudiantes a alcanzar todo su potencial”.

Nos sentamos con él para descubrir más acerca de su pasión por la docencia y su profesión.

¿Qué te interesó de involucrarte en la comunidad cuando llegaste a Barbados?

Mis viajes han formado mucho de lo que soy hoy. En 2011, tuve la oportunidad de visitar Birmania. Allí, conocí a un monje que me invitó a visitar su escuela. Mientras caminada por el campus, ¡la energía a mi alrededor era contagiosa! Me presentaron al director, los profesores y estudiantes, y me impresionó su hospitalidad y curiosidad sobre mí y mi cultura.

Después, los profesores y el director me preguntaron si estaría dispuesto a enseñar algunas clases, y mencionaron que sería útil para los niños obtener una perspectiva externa. El día siguiente, me mudé al campus y me convertí en profesor de inglés y negocios. Poco después, comencé un curso extracurricular de alemán para huérfanos y monjes.

Creo que mi pasión por enseñar y servir viene de ahí. En mis viajes me di cuenta de lo afortunado que era, pero no todos tienen las mismas oportunidades en la vida. La educación es uno de los pilares clave para una sociedad próspera e igualitaria, al servir por medio de la docencia espero ayudar a nivelar el campo de juego. Cuando le conté mi historia a Jason DeHaan, Director de Información de Gildan, él y Recursos Humanos me ayudaron a ponerme en contacto con la UWI. Gildan ya tenía una sólida asociación con la universidad, especialmente por su Programa de Pasantías de Verano, y ambas partes buscaban reforzar la relación.

Me reuní con el decano y los profesores titulares del departamento de matemáticas, física e informática, y discutimos diferentes posibilidades para involucrarme. Al final, me dieron la oportunidad de crear un curso completo de comercio electrónico para una clase de maestría. Fue muy emocionante.

¿Cómo equilibraste tu trabajo de tiempo completo con ser profesor?

Fue un desafío. Las clases duraban de dos a tres horas, tres veces a la semana. Fue agotador. Por suerte, todos en el trabajo fueron muy solidarios.

La preparación también fue clave. Reuní el material de mi curso los fines de semana y después corregía proyectos y pruebas en las noches. Para mí, la parte más difícil fue crear un currículo desde cero y asegurarme de que los estudiantes obtuvieran conocimiento teórico y práctico. Sin la preparación adecuada, las lecciones no habrían salido tan bien como salieron.

Pero, aunque fue difícil, ¡me encantó! Mis estudiantes estaban apasionados por el tema y estaban dispuestos a aprender, lo que me motivaba durante el largo horario.

¿Cuál es tu momento de mayor orgullo como profesor?

Hubo una estudiante que realmente se destacaba. Era de una tribu indígena en Dominica y no pudo integrarse al curso hasta la mitad del semestre por problemas de viajes.

Cuando finalmente se unió, tenía mucho con que ponerse al día. Me preocupó que no tuviera tiempo suficiente para su proyecto final, pero al final la calidad de su presentación fue comparable a la del resto del grupo. Me enorgulleció cuánto esfuerzo puso, a pesar de comenzar tarde.

Durante su presentación, incluso tuvo algunos problemas técnicos, pero se mantuvo calmada y lo enfrentó con humor. ¡Fue muy valiente! Fue realmente conmovedor.

También me enorgullece el crecimiento de todos mis estudiantes. Ver que sus proyectos finales cobraran vida fue muy gratificante.

¿De dónde viene tu pasión por el comercio electrónico?

Con el comercio electrónico, prácticamente todo lo que puedes hacer se puede respaldar con datos. Así que, puedes eliminar las opiniones subjetivas, lo que hace el trabajo mucho más eficiente, ya que basas todas las discusiones en hechos claros.

También es un campo muy dinámico. Con el alza de la Inteligencia Artificial, la búsqueda por voz, automatización y mucho más, el campo está cambiando a una velocidad increíble, por lo que se mantiene interesante. Siempre hay algún desafío nuevo o una habilidad nueva que aprender y eso me mantiene alerta.

¿Qué consejo le darías a alguien que está considerando una carrera en comercio electrónico?

Hoy en día, el conocimiento está disponible al alcance de tus dedos, así que no te estanques demasiado en la idea de no tener las habilidades duras desde el principio.

Personalmente, creo que las personas que quieren seguir una carrera en este campo necesitan dos habilidades: Primero, la habilidad y voluntad de aprender. El comercio electrónico está cambiando siempre y se moldea con la aparición de nuevas tecnologías, así que tendrás que aprender habilidades nuevas constantemente a lo largo de tu carrera.

Segundo, tienes que poder resolver problemas. Tendrás que ser el tipo de persona que puede enfrentar un desafío con las preguntas correctas, como “¿Por qué estoy haciendo esto?” y “¿Cómo podemos hacer esto de una mejor manera?”, y después encuentra las soluciones adecuadas.

El curso de Wilko fue tan exitoso que la Universidad de las Indias Occidentales le pidió que volviera a ofrecer el curso nuevamente en el otoño, además de pedirle que desarrolle y enseñe cursos nuevos.