Marzo 21, 2019

Transformar las aguas residaules textiles en agua que sustenta la vida: Una historia del sistema Biotop de Gildan

En el marco del Día Mundial del Agua, Gildan celebra el 17º aniversario de su sistema de tratamiento de aguas residuales Biotop, que trata el agua de forma natural utilizando solo bacterias, luz solar y gravedad.

Ely Pina, de origen hondureño, especialista en tratamiento de aguas residuales en Gildan, fue quien concibió la idea de aplicar un sistema de filtración biológica a los efluentes de la manufactura de textiles. Pina estudió ingeniería hidráulica en Alemania y después de un tiempo de trabajar en Colombia, regresó a Honduras para trabajar como Jefa del Departamento de Diseño para las obras hidráulicas de la ciudad de San Pedro Sula. Fue entonces cuando se apasionó por el tratamiento de aguas residuales, “Quería construir sistemas que aprovecharan lo que la región ofrece naturalmente: mucho sol, altas temperaturas y acceso a grandes extensiones de tierra”, dijo Pina.

La clave del éxito era encontrar un suelo que fuera impermeable, para que las aguas residuales pudieran contenerse en las lagunas. “El tipo de tierra que se encuentra alrededor de nuestro complejo de Río Nance, en Honduras, tenía todos los elementos para crear el sistema perfecto para el tratamiento natural del agua”, agregó.

El objetivo de Pina era devolver el agua hasta un punto que pudiera mantener y propagar la vida; “Lo llamé Biotop, que significa olla de vida en alemán”, dijo Pina. Al diseñar el sistema, uno de los mayores retos fue encontrar la combinación ideal y los tipos de bacterias, tanto aeróbicas como anaeróbicas, que podrían trabajar con las aguas residuales específicas provenientes de las instalaciones textiles. “Tuvimos que encontrar el tipo específico de bacterias que pudieran desarrollarse en cada etapa del proceso de filtración de agua”, agregó.

“Me parece que lo increíble del sistema es que funciona utilizando el principio más básico de la naturaleza que es devolver los elementos a su estado original”, comentó Pina. Cuando las aguas residuales salen de una de las instalaciones textiles de Gildan en Río Nance, se canalizan a través de una serie de 41 lagunas y humedales artificiales. El sistema fue diseñado para que el agua continúe fluyendo a través de cada laguna subsiguiente por medio de la gravedad, eliminando así la necesidad de consumir cualquier tipo de energía durante el proceso.

El sistema Biotop utiliza diferentes bacterias en los sistemas de las lagunas, que eliminan progresivamente los colorantes y productos químicos, hasta que el agua se restaura por completo y es capaz de mantener la vida en las últimas lagunas. Si bien las primeras etapas del proceso incluyen solo bacterias y hongos, a lo largo del sistema se pueden encontrar especies más altas, como la dafnia que, a su vez, consume las bacterias. En las lagunas subsiguientes hay peces que se alimentan de la dafnia y especies de aves como grullas, garzas y otras que se alimentan de los peces.

Las lagunas también albergan cocodrilos de agua dulce, aunque no son originarios del valle donde se encuentran las instalaciones de Gildan. En 1998, el huracán Mitch arrasó Centroamérica y desplazó varios cocodrilos de agua dulce hacia el valle donde Gildan construyó su complejo. Tres años después, cuando Pina comenzó a diseñar los sistemas, vio los cocodrilos y supo que tenía que incluirlos en sus planes. “Probablemente había 6 o 7 viviendo aquí cuando comenzamos, Carlitos fue el primero, que ahora tiene 20 años y mide casi 5 metros”, dijo Pina. “Les hemos puesto nombre a todos los cocodrilos y cada año esperamos recibir a sus bebés”, dijo Pina.

En 2004, Gildan construyó un sistema Biotop en su planta textil de República Dominicana y actualmente está realizando proyectos piloto para mejorar aún más el sistema. “Siempre es un reto ampliar nuestras innovaciones a una escala mayor para responder a nuestras operaciones de manufactura”, dijo Pina. “Es increíble trabajar para una empresa que tiene la visión y los medios para invertir en este tipo de proyectos. En Gildan nos inspiramos en sistemas naturales y creemos que la naturaleza es nuestro mejor aliado. “Nuestro objetivo es continuar intentando imitar los ciclos naturales para aprovechar la capacidad de los asombrosos ecosistemas de la Tierra.”